El chismógrafo, antiguo facebook de papel en las escuelas

El chismógrafo, antiguo facebook de papel en las escuelas

El profesor de computación se encontraba sentado detrás de su escritorio, con los ojos pegados al libro Informática básica para principiantes. Leía en voz alta, mientras nosotros, con los ojos pegados al cuaderno, escribíamos mecánicamente lo que alcanzábamos a escuchar de aquel dictado, pues además de que su dicción no era la mejor, el calor del mediodía nos hacía sumergirnos en un profundo estupor.

 

De repente, sentí que alguien tocó mi hombro derecho, disimuladamente, por debajo de la banca, me pasaron un cuaderno de forma italiana. Por fuera era como todos los demás, lo verdaderamente interesante estaba en sus páginas. He ahí mi primer encuentro con un chismógrafo. Al leerlo, sentí que por primera vez conocí a mis compañeros de clase.

 

Tocaba mi turno, me esmeré por escribir lo más bonito que pude, elegí mis mejores bolígrafos, ¡ah! y por supuesto mis respuestas fueron muy bien pensadas. Sin darme cuenta, hice un profundo ejercicio de autoconocimiento, frente a mí tenía una herramienta con preguntas estratégicamente seleccionadas que me invitaban a echar un vistazo en mi interior.

Su estructura iniciaba con preguntas básicas de presentación ¿cómo te llamas?, fecha y hora en la que respondiste, ¿cuál es tu color preferido? o ¿cuál es el nombre de tu mejor amiga? para poco a poco llegar a preguntas más reveladoras como ¿qué es lo que más te gusta hacer? y ¿quién te gusta?, aquello que ahora llaman crush.

 

Más allá de la curiosidad o de nuestra intrínseca motivación chismosa, (la cual hemos heredado desde tiempos inmemoriales) lo verdaderamente trascendente y profundo subyace en la necesidad a la que respondía el chismógrafo.

 

Somos seres sociales y la escuela es un espacio o “debería ser” el lugar en el que aprendemos a convivir, a relacionarnos, a ser y estar con el otro, pues nos interesan los demás, descubrir qué nos hace iguales o diferentes, que tenemos en común. El otro habla de mí, es un espejo.

 

En las escuelas es poco el tiempo que se dedica al diálogo y a la socialización, el único espacio con el que se cuenta es de treinta minutos, los cuales se pasan volando, mientras comes tu lunch o te formas en la fila de la tiendita, por otro lado, si se trata de jugar, los niños se van con los niños y las niñas con las niñas. Luego entonces, al no contar con espacios para dialogar y conocernos, la socialización para hacer amigos queda limitada a esa brevísima media hora del recreo.

 

Por ello, siempre fue más interesante contestar un chismógrafo, que escribir como autómata palabras del pizarrón o transcribir resúmenes.

 

Estoy segura que después de que todos respondimos aquella libretita “clandestina” nos conocimos más y mejor. Pienso que eso modificó nuestras relaciones y que en cierta forma, ayudó a potenciar la camaradería en el grupo.

 

Sin duda, fue una herramienta útil para conocerme a mí y a ellos. Después del chismógrafo, nos miramos con ojos llenos de complicidad, como si compartiéramos un secreto a voces.

 

 

Un encuentro con el arte

Un encuentro con el arte

 

 

Ofreceré una sesión gratuita en la que a través del diálogo generado a partir de una obra de arte visual y literario podrás desarrollar habilidades cognitivas, comunicativas, afectivas y sociales.

 

Sábado 8 abril

16:30 a 18:30 hrs

Francisco Díaz Covarrubias 6 int 104 colonia San Rafael CDMX

Entrada libre

Confirma tu asistencia

contacto@estephaniegonzalez.com

Estephanie González Elizalde

Facilitadora en temas de Desarrollo Humano, Arte, Filosofía y Literatura

Conversan sobre la importancia de conocer a Juana Inés

Conversan sobre la importancia de conocer a Juana Inés

En una época en que la palabra “selfi” es elegida como la palabra del año, vale la pena dejar de mirarnos a nosotros mismos, mirar a otros, “salirnos de la selfi” para mirar hacia otra época, mirar por ejemplo al interior de una mujer tan importante como Sor Juana.

Pero para hablar de Sor Juana, primero debemos mirar a Juana Inés, al personaje que va más allá del verso Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón.

Hablar de Juana Inés es apelar a la mujer que puso sobre la mesa el derecho de las mujeres a:

  • La libertad
  • La palabra
  • La escritura
  • La lectura
  • La imaginación
  • El humor
  • Al placer de vivir
  • La pasión por conocer, por saber, por aprender.

Sor Juana rebelde, valiente, diferente, ingeniosa, simpática, traviesa, excepcional, un ser que rebasó a su época, que enfrentó los obstáculos que le impedían seguir su vocación.

Es por ello que la escritora y productora Patricia Arriaga, decide crear una miniserie en la que se muestre a la Juana Inés de carne y hueso.

Y es que en medio de la avalancha de series en las que se “humaniza” a capos del narcotráfico, Arriaga y su equipo apuestan por humanizar a una persona que vale la pena conocer, se rescata a un personaje que por siglos ha sido olvidado.

A decir de Arcelia Ramírez, “La ignorancia puede ser el motivo de todos los peligros, puede ser la razón por como está el mundo en este momento. Traer a Sor Juana a la conciencia a través de un medio tan poderoso como la televisión es enviar un mensaje de que esta mujer luchó por la educación, por la libertad de ejercer su vocación”

Enfatizó que la intención de esta serie era encontrar la faceta humana de Sor Juana para acercarla al público, atraparlo, conectarlo con la esencia del personaje, generar curiosidad, apetito, ganas de saber más de ella, de leer sus textos.

“Veámonos en el espejo de Sor Juana, ¿Quiénes somos frente a esta mujer tan fuerte y valiente? ¿Quién soy yo frente a ella? ¿Yo qué digo sobre esta mujer que luchó en ese momento?

Y aunque reconoció que sus textos son un poco complejos de comprender, motivó a la audiencia para leerlos.

“No te rindas al desafío de entender; si te duermes, despierta; apaga la tele, apaga la red social, acércate a su obra. Cuando termines sentirás un placer muy grande. Los textos de Sor Juana nos hablan de las cosas que nos pasan ahora, de nuestra vida íntima. Al leerla descubres que tiene las mismas dudas, vulnerabilidades, miedos, deseos, etc. Muchos no pasan del verso Hombres necios.. sin embargo, puede ser la puerta del laberinto, el umbral. Así que entra, ¡recórrelo!, exhortó.

Por su parte la rectora Carmen Beatriz López Portillo reconoció que a través de la educación, podemos cambiar nuestra forma de ser, abrir al otro la vía del conocimiento, provocar las consciencias.

Sor Juana puede ser un ejemplo para inspirarnos a construir un mundo un poquito mejor. “Hagamos que las niñas digan: yo quiero aprender, yo quiero conocer, yo quiero….”

Agradeció a los asistentes y señaló que la Universidad del Claustro de Sor Juana siempre será un espacio para la palabra, para diálogo, para el encuentro, para tender puentes.

La serie Juana Inés está disponible en Netflix

Caminante

Caminante

Salió de su casa justo antes de que se ocultará la luna y saliera el sol. Era una lluviosa mañana del 11 de julio del 2330, cuando tomó la decisión de emprender una aventura lejos del lugar que la vio crecer, buscando refugio en el silencio que acompaña la soledad. ¿Qué buscaba? ¿Qué deseaba? ¿Qué aspiraba? ¿Qué soñaba? ¿Sentía miedo?

Su caminar era lento, suave, pausado, firme, consciente.

Llena de ruido interno, trataba de dejar en cada paso aquello que le estorbaba, que no necesitaba, que le obstaculizaba, que le dolía…

Caminó sin descansar, y sólo entonces aquella sensación que le oprimía el pecho comenzó a diluirse. Una bocanada de aire fresco y bastó para que pudiera respirar.

De repente una anciana se apareció en su camino y  al verla,  le dijo:

“Lo único que necesitas para vivir es la luz del sol, agua, comida y un techo”

Un nudo en la garganta impidió que saliera la voz, en ese momento sólo pudo guardar aquellas palabras en su corazón.

Ha pasado el tiempo, y la memoria le trae al presente la sencillez del mensaje que recibió, ahora con su experiencia de vida, ha sumado a la lista el amor.

¿Eres mercadólogo? Cuida tu ortografía

¿Eres mercadólogo? Cuida tu ortografía

La función de un mercadólogo es idear campañas publicitarias, realizar estrategias para posicionar productos o servicios en el mercado, conocer al consumidor, identificar necesidades, vender, ofrecer experiencias, llegar al corazón…

Como vemos, su rol es muy importante e incluso determinante para lograr el éxito o fracaso de una empresa.

Luego entonces, la relevancia de tener una redacción impecable y una ortografía de diez, permitirá que los mensajes que construya sean claros, concisos y que estén escritos correctamente, pues nada hay más desagradable que leer un texto en el que falten acentos o encontrar palabras mal escritas. Por otro lado, la responsabilidad de los mercadólogos, en tanto agentes educativos es fundamental. Sí, leyó bien

¿A qué me refiero? Imagine el número de anuncios publicitarios que hay en las paradas de autobuses, o bien, la cantidad de publicidad que recibimos a través de correos electrónicos o en las redes sociales ¿A cuántas personas cree que llegan esos mensajes? ¿Y cuántas de esas personas son lectores en formación, es decir, niños pequeños o adolescentes que están en el proceso de enriquecer su vocabulario? Si llegan a leer palabras mal escritas, probablemente se queden con una idea incorrecta.

Piense por ejemplo, ¿Cuántos de nosotros crecimos leyendo las cajas de los cereales o bien, la publicidad que invade las principales avenidas de la ciudad? De ahí que el control de calidad en cuanto al contenido y a la forma en que se transmiten los mensajes deba ser riguroso.

Pues si bien, como dice Pablo Zulaica[1]

“Nadie va a morir de ortografía, ni de educación, pero la ortografía es el reflejo de la educación y la educación está detrás de todos los problemas. Escribir bien significa respeto al interlocutor, a quien le estás hablando, a quien le diriges tu mensaje. La ortografía no es la perfección, ni una falta ni dos ni ninguna, la ortografía es una actitud”

Si considera que requiere mejorar su ortografía y redacción, recuerde que nunca es tarde para comenzar.

[1] Periodista, publicista, corrector, viajero. www.pablozulaica.wordpress.com

Contemplar ES

Contemplar ES

Contemplar… “Observar con atención, interés y detenimiento una realidad, especialmente cuando es tranquila y placentera o cuando se hace con pasividad”

T. luego de un extenuante día de trabajo, llega a su casa, se sienta cómodamente en su sillón preferido y justo frente a ella enciende una vela. Se dispone a contemplar la tenue luz. Se relaja…

Di. construyó un jardín de paz en una esquina de la sala de su casa, está lleno de plantas de distintas tonalidades verdes. Di se sienta a contemplarlo cada vez que es necesario, cada vez que busca paz y tranquilidad.

Pausa

Pienso en lo que a mí me gusta contemplar. Categorizo objetos, situaciones, personas. Recuerdo. Identifico. Escribo. Enlisto. Jerarquizo. Contemplo la lista. Suspiro.

#EducarConEmpatía

#EducarConEmpatía

Gracias a los papás y guías del Colegio Montessori del Bosque por compartirse y construir alrededor de un tema tan vital como la empatía.

Comparto sus saberes

#SoyEmpáticoCuando #EducarConEmpatía #SoyEmpáticoCon

  • #SoyEmpáticoCuando expreso mis sentimientos con respeto a los demás.
  • #SoyEmpáticoCuando miro a los ojos y escucho sin opinar.
  • #SoyEmpáticoCon mis alumnos cuando observo que llegan tristes de casa y los escucho.
  • #SoyEmpáticoCon los maestros cuando valoro su profesión y agradezco su tiempo, apoyo, cuidado y entrega.
  • #SoyEmpáticoCuando expreso mis sentimientos con respeto a los demás.
  • #SoyEmpáticoCon los profesores cuando entiendo la dificultad y magnitud de su labor.
  • #EducarConEmpatía significa dar valor a la singularidad de cada niño.
  • #EducarConEmpatía es mirar las necesidades del otro y entender el por qué de su conducta.
  • #EducarConEmpatía significa respetar las necesidades del otro.

 

Mi primer Café Filosófico

Mi primer Café Filosófico

Realicé mi primer Café filosófico.

Gracias a Ana Luisa Tejeda  invitada de honor en esta primera sesión.  Gracias por tu presencia en este proyecto por el que tanto cariño siento.

Gracias a Esther Charabati, pionera realizando Cafés Filosóficos en México, al acudir a sus sesiones del Seminario Filosofía en la Ciudad, simplemente se despertó en mí, el deseo auténtico de llevar la filosofía a las calles.

Y un especial agradecimiento a Claudia Madrazo, creadora del programa dia, Desarrollo de Inteligencia a través de Arte. Esta metodología, sencillamente cambió mi vida, pues cuando tomas consciencia de tus procesos de aprendizaje, cuando aprendes a aprender, todo es más sencillo.

Auguro que será el primero de muchos.

¿Existe el profesor ideal?

¿Existe el profesor ideal?

 

Pienso en mi vida como estudiante y en los profesores que conocí y con cierto pesar afirmo que no tenían vocación o por lo menos nunca la percibí. Tuve la oportunidad de estudiar en escuelas públicas y privadas y la experiencia simplemente fue la misma.

Del kinder no tengo muchos recuerdos, pero de grande conversé con una de mis maestras y me quedé sorprendida de la cantidad de prejuicios que tenía sobre las personas, la vida y el sarcasmo consciente con el que expresaba sus ideas, ¿Y ella fue mi maestra en el preescolar?

En la primaria ni hablar, las maestras iban más a socializar entre ellas, a tomarse su cafecito, aparentar que todo estaba en orden previo a la visita de los supervisores escolares, preparar el bailable o la manualidad para el festival del 10 de mayo, esperar a que pasaran los años para jubilarse y listo. A diferencia del kinder, ya tenía la consciencia para notar que habíamos “consentidas” que estaba permitido llamar a los niños “burros” y que también se valía jalar las orejas, dar un coscorrón o ejercer el típico castigo de sentar a quien se portara “mal” en un rincón mirando hacia la pared.

También había muchos modelos mentales: pobre, “feo”, sucio y moreno = no sabe. Güerito, “bonito”, limpio o hijo de “fulano de tal” = sí sabe.

En la secundaria las maestras habían llegado ahí por todo, menos por un auténtico deseo de compartir conocimientos o aprender de sus alumnos. Estaban ahí por relaciones, porque no tenían otra alternativa, porque era “fácil” ser profesor, por las vacaciones….

De las experiencias que más me impactaron en esa etapa, fue ver cómo un profesor golpeó con un cuaderno, la mejilla de uno de mis compañeros, el golpe sonó durísimo. Aún vive en mi mente la imagen de ese suceso.

También estaban las maestras que actuaban por conveniencia, regalando calificaciones, otorgando beneficios o siendo indiferentes ante el bullying explícito que realizaban algunas alumnas, hijas de aquellas mamás que tenían a bien regalarles “detalles” con frecuencia inaudita.

Del mismo modo, existían los profesores que preferían no tener problemas, si estabas callado, en tu lugar, escribiendo el resumen en turno, tenías 10. ¡Qué forma tan creativa de enseñar!

En la preparatoria conocí profesores que por haber estudiado tal o cual licenciatura, tenían autorización para dar clases sin siquiera tener conocimientos mínimos de pedagogía.

Recuerdo una anécdota muy chistosa, un “profesor” preguntó al iniciar su clase el significado de la palabra filosofía. Yo dije la respuesta, sorprendiendo a mis compañeros de clase que me miraban estupefactos, pero más sorprendido estaba el maestro, quien de manera nerviosa, tuvo que recurrir a sus notas para verificar si la respuesta era correcta. La pregunta resultó ser en extremo sencilla, se encontraba en las líneas con las que daba inicio el libro que en teoría “leeríamos”. Durante todo el ciclo escolar, no pasamos de la primera página.

A ese nivel, también sucedía que los profesores, de repente confundían su rol, comportándose como “adolescentes”, iban a “echar relajo” sintiéndose “amigos” de sus estudiantes.

Algunos, por el contrario, cumplían vaciando sus conocimientos en el pizarrón, y al tocar el timbre. Simplemente decían: “Quien escribió, escribió y quien entendió entendió”.

En la universidad la mayoría tenía conocimientos sobre su materia, sin embargo, poca o nula capacidad para transmitirlos, para emocionarnos, enamorarnos, mucho menos para inspirarnos.

En fin, afortunadamente mi historia tiene final feliz, de no haber pasado por eso quizá no me hubiera interesado tanto en el desarrollo humano y en la educación, por otro lado en mi vida profesional conocí a una persona que cambió mi vida, me enseñó a aprender a aprender, pero esa es otra historia que contaré en otro momento.

El aprendizaje que rescato de mi experiencia

  • Si lo deseas, si te gusta, si te apasiona, entonces encontrarás la forma de compartirte con el otro.
  • Ahora bien, no basta desearlo, también es necesario contar con competencias didácticas profesionales que te permitan transmitir conocimientos.
  • Lo más sorprendente es que ya no basta con ser una “enciclopedia andante”, la información ya está en la red. Hoy en día se requiere otro tipo de competencias, como tener la capacidad de fomentar en los alumnos el desarrollo del pensamiento analítico, creativo e innovador, el trabajo en equipo, la solidaridad, la empatía y el gozo por aprender.
  • Y nada de esto será suficiente, si no sabes cómo manejar tus emociones y a su vez tener la habilidad de poder contener las de tus alumnos y las de los padres de familia.
  • Otros elementos que deben estar presentes en aquel que piense dedicarse a la docencia son: ética, empatía, integridad, amor, esperanza, confianza, alegría y sobre todo consciencia para no perder de vista tus acciones y palabras  impactan para bien o para mal en la vida de una persona.

¿Tú que piensas?existe el profesor ideal

Mi mensaje navideño 2015

Mi mensaje navideño 2015

A pocos días de que termine este año, no me queda más que agradecer a las personas que confiaron en mí para capturar un poco de su esencia y colaborar en su proyecto de vida. Fue un año lleno de experiencias y retos nuevos.

Gracias a la vida por permitirme hacer lo que me gusta y conocer personas increíbles, creativas y llenas de luz. Gracias a mi familia por su presencia plena e incondicional y también gracias a mí por no dejar de creer en la belleza de mis sueños.

El único dibujante del autismo

El único dibujante del autismo

Conocí a Miguel Gallardo el día que Alexander caminó solo por primera vez, unos cuantos pasos hacia su independencia y la mía. ¡La mía! ¿La mía?

En sus ojos vi una mezcla de adrenalina y gozo puro, la indescriptible satisfacción de haber conquistado la libertad de poder ir a cualquier lugar de la casa, sin necesidad de ir gateando o en brazos. Así que esto es lo que se siente, me dije mientras miraba boquiabierta a mi “bebé”. Momento glorioso, sentí que me hermané con todos los padres del planeta, con los míos, los de África, los de China, los de Japón, los de España, también con Miguel.

Aunque Miguel cuenta con una larga trayectoria en el mundo del cómic (más de 30 años), yo acabo de conocerlo y esto sí que fue una casualidad. Mientras en la década de los años 80, él se volvía famoso en España con su célebre personaje Makoki, yo estaba naciendo.

Supe que estaba de visita en México para presentar su libro María cumple 20 años, así que lo contacté para conversar. En nuestro encuentro descubrimos que tenemos muchas cosas en común. Nos gusta viajar, estar solos, los mapas, los libros, somos un poco despistados, desorientados, preferimos el silencio y el orden y lo más importante, somos papás, aunque su hija ya es toda una jovencita y mi hijo recién cumplió uno.

Quedamos de vernos frente a la Catedral, en el corazón de la Ciudad de México. Durante nuestro paseo vimos a una mujer disfrazada de Frida Kahlo (que a decir de Miguel, parecía más Diego que Frida) un grupo de Hare Krishnas danzando y cantando mantras en fila india con sombreros de marichi, también se cruzó a nuestro paso, la mismísima Catrina.

A Miguel le gusta viajar para luego hacer cuadernos de viaje, pero su viaje más importante fue el nacimiento de María. Su llegada al mundo le cambió la vida, coincido con él, tener un hijo te cambia la vida, y no es una frase cliché.

#MiguelGallardo

IMG_5964

Sobre Miguel y María

María tiene autismo. La diagnosticaron cuando tenía ocho años. En su libro María y yo (2007), Miguel recopila los momentos que comparte con ella durante unas  vacaciones  de verano en un resort de España.

A partir de contar su historia con María su trayectoria profesional dio un giro de 360º. Aunque Miguel dibuja para todos, en especial, dibuja para María. Para Miguel es importante comunicarse con su hija y lo hace a través del dibujo, a través de sus listas da significado y orden a su mundo.

Lo que más le gusta a Miguel de María es su sentido del humor, dice que es surrealista. Y describe a su hija como una mujer creativa, sonriente y a veces enojona. Él intenta mirarla sin la etiqueta del autismo, sólo como una persona común y corriente, que simplemente tiene dificultad para comunicarse.

“Con María tengo abrazos de oso y batallas de cosquillas. Lo más hermoso que me ha dicho es Tú y yo, son las palabras más bonitas de amor que más nunca nadie me ha dicho”confiesa.

A través de sus libros Miguel ha roto el paradigma de que los padres de niños con autismo deben sufrir. Sobre su libro comenta: “no es un libro para victimizarse, aunque claro que me preocupo por ella, sino no sería humano, sobre todo me preocupa su futuro y a veces me pregunto ¿Qué pasará con María cuando ya no esté yo o su mamá para comprenderla, quererla, abrazarla, amarla?

Sobre Miguel

Miguel no es un español cualquiera, oriundo del norte de España, pertenece a una sociedad discreta, sin embargo es el barcelonés más extrovertido, pues a partir de sus dibujos expone su intimidad, lo más profundo de su ser, es transparente.

En el 2008 el documental María y yo de Felix Fernandez de Castro, basado en el libro de Miguel, es finalista en los Goya y en los Gaudí. A partir de ese momento, Miguel es conocido por ser el papá de María. También comenzaron los viajes, “conozco a todos los papás de niños con transtorno del espectro autista, los de Polonia, Rusia, México, España, etc.

Su proyecto de vida se ha convertido en visibilizar a su hija “sentía que algún día tenía que explicar la historia de María. No me preocupan los premios, mi meta es ser el mejor en lo que hago. Mi trabajo está lleno de contenido. Mis dibujos sirven para algo, intento cambiar el mundo dentro del autismo. Soy el único dibujante del autismo” señala.

Lo que mucha gente no sabe es que en cada viaje, Miguel ofrenda un par de objetos a los dioses de las cosas perdidas, “para que sean buenos conmigo” dice. Aunque algunas veces su ángel de la guarda, San Miguel, le ayuda a recuperarlas. Viajero incansable, le fascina ir a los sitios y dibujar, en ocasiones algún espectador se suma y lo observa  mientras dibuja. El dibujo es universal.

Sus cómics son sencillos, directos, comunican con claridad, pues trata de usar un lenguaje que comprenda todo el mundo, eso lo hace menos cansado para los lectores nuevos. “Me gusta comunicar mis cosas. Dibujarme a mí como el personaje que pierde todo. En ese sentido, cada vez me cuesta más trabajo hacer dibujos por encargos, pues quiero hablar de mí y de quienes me rodean y también quiero que mi público sean todos. He aprendido que las historias las consigues comunicar, si emocionas al de enfrente y entre más salgan de ti mismo, mejor, porque hablas de algo que conoces. Con que algo pequeño del libro los toque, me doy por bien servido” afirma.

 

Sobre el humor y el autismo

“La pena es como una barrera, empatizas pero se convierte en una barrera. En cambio, el humor es una conexión directa. El humor no tiene límites, Deberíamos poder reírnos de todo. Comunicar desde el sufrimiento,  no va conmigo. En el autismo debes ser muy creativo, si no lo haces conseguirás que se den de topes en la cabeza. La discapacidad tiene a aislar a las familias, te bloquea la capacidad para crear, imaginar. Yo ya dejé atrás la vergüenza, cuento un montón de cosas de María, ella está aquí y debo hacer lo que tengo que hacer y hacerlo con imaginación”.

 

Su mapa

“Lo que me guía es mi deseo de ser feliz yo y los que rodean, pasando la vida aprendiendo de todo. Estoy a favor de la vida y he aprendido a confiar en ella. También confío en mi sabiduría y en mi sentido común, he aprendido a equivocarme, sino lo haces, no aprendes nunca”

Sobre sus propias listas

Miguel me cuenta que no tiene listas, al menos no de las cosas que le gustaría hacer en la vida, pues lo que ha querido hacer, simplemente lo hace.

***

Me muero de curiosidad por saber si en las listas de María está el nombre de Alexander. No está, pero Miguel ha quedado de mostrarle una foto de Alexander a María para que lo dibuje. Así hemos quedado.

La ortografía sí importa a la hora redactar un CV

La ortografía sí importa a la hora redactar un CV

He encontrado una infografía que contiene consejos prácticos y concisos que pueden ser de gran utilidad no sólo para recién graduados, sino para cualquier persona que busque empleo. Por otro lado, algo que me ha encantado es el énfasis que hacen en el diseño del CV.