Browsed by
Autor: estephanie

Descubrí mi lugar en el mundo

Descubrí mi lugar en el mundo

Descubrí que mi lugar en el mundo, además de las bibliotecas, los parques, las playas, los foros de televisión, las escuelas y las cabinas de radio, son los museos. Dos fueron los eventos que marcaron mi camino. El primero, ingresar al museo del Antiguo Colegio de San Ildefonso para ofrecer visitas guiadas de la obra del artista brasileño Vik Muniz. Facilitar que los visitantes exploraran las obras, simplemente era fascinante.

Dar unos minutos para que observaran, percibieran, analizaran y realizaran sus propias interpretaciones y conjeturas, no sólo contribuía a que construyeran conocimientos personales, sino que al abrir el diálogo grupal, salían enriquecidos por la visión y perspectiva de las personas tan diversas que, por sincronicidad, coincidencia, o simplemente casualidad, formaban un grupo.

Niños, adolescentes, adultos y adultos mayores de distintas nacionalidades y contextos sociales juntos escuchándome, escuchándose frente a una obra de arte, ¿qué me ayudaba a con-vivir y lograr que conectaran consigo mismos, entre ellos, con el artista y con la obra? La sensibilidad y convicción de que podemos pensar diferente, de que todos tenemos derecho, sin importar la edad, a vivir experiencias culturales y artísticas y la firme creencia de que el arte, en su universalidad, nos muestra lo que nos une como humanidad, nos conmueve, nos trasciende, nos refleja…

El tiempo pasó y me formé como facilitadora de la metodología educativa DIA, Desarrollo de Inteligencia a través del Arte, gracias a esta formación adquirí los conocimientos teóricos y metodológicos para aprovechar el arte como estímulo para el desarrollo de habilidades cognitivas, comunicativas, afectivas y sociales. Sin duda, la mediación pedagógica transformó la forma en la que aprendo y enseño.

 

Hoy sé que me llena de energía generar espacios que estimulan y propician el aprendizaje. Que soy una eterna aprendiz. Que me siento bien compartiendo herramientas críticas y pedagógicas para agregar valor a los demás ofreciendo mis dones, habilidades y talentos.

dilo claro
estephanie gonzález
Carpe diem Poema Walt Whitman

Carpe diem Poema Walt Whitman

Aprovecha el día.

No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz,
sin haber alimentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el
derecho de expresarte, que es casi un deber.

No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario…

No dejes de creer que las palabras y la poesía, sí pueden cambiar al
mundo; porque, pase lo que pase, nuestra esencia está intacta.

Somos seres humanos llenos de pasión, la vida es desierto y es oasis.

Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra
propia historia.

Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa.
Y tú puedes aportar una estrofa…

No dejes nunca de soñar, porque sólo en sueños puede ser libre el
hombre.

No caigas en el peor de los errores: el silencio. La mayoría vive en un
silencio espantoso. No te resignes, huye…

“Yo emito mi alarido por los tejados de este mundo”, dice el poeta;
valora la belleza de las cosas simples, se puede hacer poesía sobre las
pequeñas cosas.

No traiciones tus creencias, todos merecemos ser aceptados.

No podemos remar en contra de nosotros mismos, eso transforma la
vida en un infierno.

Disfruta del pánico que provoca tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridades.

Piensa que en ti está el futuro, y asume la tarea con orgullo y sin
miedo.

Aprende de quienes pueden enseñarte. Las experiencias de quienes se
alimentaron de nuestros “Poetas Muertos”, te ayudarán a caminar por
la vida.

La sociedad de hoy somos nosotros, los “Poetas Vivos”.

No permitas que la vida te pase a ti, sin que tú la vivas…

Walt Whitman

“Children need art and stories and poems and music as much as they need love and food and fresh air and play”

“Children need art and stories and poems and music as much as they need love and food and fresh air and play”

 

Pullman Philip 2

Wise words from Philip Pullman, who received the Astrid Lindgren Memorial Award in 2005:

Children need art and stories and poems and music as much as they need love and food and fresh air and play. If you don’t give a child food, the damage quickly becomes visible. If you don’t let a child have fresh air and play, the damage is also visible, but not so quickly. If you don’t give a child love, the damage might not be seen for some years, but it’s permanent.

But if you don’t give a child art and stories and poems and music, the damage is not so easy to see. It’s there, though. Their bodies are healthy enough; they can run and jump and swim and eat hungrily and make lots of noise, as children have always done, but something is missing.

It’s true that some people grow up never encountering art of any kind, and are perfectly happy and live good and valuable lives, and in whose homes there are no books, and they don’t care much for pictures, and they can’t see the point of music. Well, that’s fine. I know people like that. They are good neighbours and useful citizens.

But other people, at some stage in their childhood or their youth, or maybe even their old age, come across something of a kind they’ve never dreamed of before. It is as alien to them as the dark side of the moon. But one day they hear a voice on the radio reading a poem, or they pass by a house with an open window where someone is playing the piano, or they see a poster of a particular painting on someone’s wall, and it strikes them a blow so hard and yet so gentle that they feel dizzy. Nothing prepared them for this. They suddenly realise that they’re filled with a hunger, though they had no idea of that just a minute ago; a hunger for something so sweet and so delicious that it almost breaks their heart. They almost cry, they feel sad and happy and alone and welcomed by this utterly new and strange experience, and they’re desperate to listen closer to the radio, they linger outside the window, they can’t take their eyes off the poster. They wanted this, they needed this as a starving person needs food, and they never knew. They had no idea.

That is what it’s like for a child who does need music or pictures or poetry to come across it by chance. If it weren’t for that chance, they might never have met it, and might have passed their whole lives in a state of cultural starvation without knowing it.

The effects of cultural starvation are not dramatic and swift. They’re not so easily visible.

And, as I say, some people, good people, kind friends and helpful citizens, just never experience it; they’re perfectly fulfilled without it. If all the books and all the music and all the paintings in the world were to disappear overnight, they wouldn’t feel any the worse; they wouldn’t even notice.

But that hunger exists in many children, and often it is never satisfied because it has never been awakened. Many children in every part of the world are starved for something that feeds and nourishes their soul in a way that nothing else ever could or ever would.

We say, correctly, that every child has a right to food and shelter, to education, to medical treatment, and so on. We must understand that every child has a right to the experience of culture. We must fully understand that without stories and poems and pictures and music, children will starve.

Written by Philip Pullman for the tenth anniversary of theAstrid Lindgren Memorial Award in 2012. More from Philip Pullman here.

 

Fuente original https://astridlindgrenmemorialaward.wordpress.com/

El descenso de la educación artística produce alumnos analfabetos visuales

El descenso de la educación artística produce alumnos analfabetos visuales

La educación artística es importante en el desarrollo de la creatividad, ya que los alumnos generan imágenes y propuestas artísticas; y fomenta la alfabetización visual porque ayuda a que los escolares conozcan qué tipo de imágenes de todas las que reciben son las positivas o las negativas.

Da Silva se ha referido a “la costumbre que existe, en ocasiones, de consumir imágenes sin pararnos a pensar qué nos cuentan” y hay que aprender a leer e interpretar esas imágenes que se reciben en el día a día, pero a ello no ayuda que los alumnos no reciban el número adecuado de horas de educación artística.

La educación artística, junto a la creatividad, “aporta alfabetización visual, que nuestros alumnos sean capaces de leer esas imágenes, que no siempre crean que vienen dadas, además de que es inevitable que estén recibiendo esa información constantemente”.

“Lo visual es un lenguaje y tenemos que aprender a leerlo”, según este profesor, dado que “eso es parte de la creación de una sociedad crítica, que sepa interpretar ese lenguaje de forma correcta“.

Da Silva considera que el niño, antes de aprender a leer y escribir, se comunica de una manera natural y espontánea por el dibujo, por lo que se puede utilizar este canal de comunicación para desarrollar sus capacidades y potenciar su conocimiento del entorno.

Fuente El diario de Navarra

Para leer la nota completa da clic AQUÍ

 

¿Qué pasa si uno se deja impactar por lo que sucede?

¿Qué pasa si uno se deja impactar por lo que sucede?

¿Qué pasa si uno se deja impactar por lo que sucede?  Surge una sacudida al cuestionamiento del yo.

Todo está hecho para que la realidad se eclipse, saturados de emociones y vacíos de experiencias. Si uno no se pregunta por qué entonces no lo has vivido.

Tenemos miedo a las preguntas, pero más a las respuestas…

Lo que se vive es estéril. No incrementa nuestro yo. ¿Tener un trabajo que nos obligue a preguntarnos, por qué trabajamos? ¿Qué busco yo con estudiar? ¿Qué busco yo con trabajar? ¿Qué busco con ser…?

Aceptar el golpe del por qué.

Te levantas por la mañana y tu responsabilidad es ser hombre. Estar frente a la realidad es estar frente a nuestros límites. Terremotos-carencias- fracasos-éxitos-ilusiones-esperanzas-miedos-incertidumbres.

¿Cuál es el sentido último de nuestros límites, de nuestras fragilidades?

Necesitamos límites. Buscamos satisfacción total. Encuentro con lo imposible.

La paradoja: buscamos algo en esta realidad, pero a la vez que no pertenezca a este mundo. Lo humano y lo divino.

Y al final todos nuestros deseos nos llevan al deseo del encuentro con un ser supremo…

Lo que se vive es estéril, hay dar significado, hay que dar sentido, hay que dar el toque divino.

Preguntar para vivir, preguntar para ser.

Encontrarnos para comprender, encontrarnos para pensar, encontrarnos para sentir, encontrarnos para existir a través de la palabra.

 

 

En cualquier momento

En cualquier momento

Escucha

aquí 

En cualquier momento

Sol original
Transparencia
Diafanidad
Luz polarizada
Dilatación temporal
El ahora de entonces con el ahora de entonces en un
tiempo continuo
Esto soy yo, ahora
Y esto soy yo, cien cuadros después
situación temporal en un espacio teñido por el tiempo
la Tierra debe tener conocimientos de bioquímica y semiconductores
Los chips biológicos operan
Una capa invisible
Nos oculta el mecanismo de su movimiento
Epistola De Secretis Operibus
En cierto modo, vivimos en un momento del tiempo
en el que deberíamos estar histéricos
Sólo estamos recibiendo bits, bits y bits de
información
Su mundo está hecho de cielo
¿quién es el amo? ¿quién es el esclavo?
Acciones
Repetición
Producción
Resultados
Estandarización
Miniaturización
Organización
Fabricación
Comunicación
Información
Punteado
Discontinuo
Cuadrado y rítmico
Complejidad y combinación homeostática
Elementos peligrosos, bacterias y nanobots
arrastrados por el viento hacia el desierto
Enjambres autónomos alimentados por energía solar
Se suscitan extraños ecos
Los cielos son más grandes
El aire más generoso
Piedra líquida
Actividad neuronal subyacente
¿Acaso quema?
Similaridades y contrastes
Semiofisis
Transformar fosfinas en sonido, sonido en fosfinas
Fuera de lo fotológico
El niño simio invisible
Una planta creyó ser hombre
Animismo y movimiento perpetuo
Mecánica universal
Cibernética y biónica
¿Quién es el amo? ¿quién es el esclavo?
La eternidad es perpetuidad
Un espacio estructurado a partir de un guión
El Golem en el Talmud
la tortuga dorada
El caballito de mar tirando de una góndola
Cangrejos de río y arañas
La lagartija que camina
El búho en la luz del día
La oruga dorada de Etiopía
Un baile de máscaras
La vida oscila entre figura y movimiento
Lo vivo está en el movimiento
Un movimiento en el flujo del tiempo heracliteano
Observa el funcionamiento de la química
Todo se volvió azul
Ésta no es una grabación
Hay razones sin rima para creer.

Paisaje con muchacha saltando a la cuerda

Paisaje con muchacha saltando a la cuerda

La obra de Dalí que más me gusta: Paisaje con muchacha saltando a la cuerda o Muchacha saltando a la cuerda en un paisaje.

¿En dónde está? ¿Cómo se llama? ¿Cuántos años tiene? ¿Estará sola o acompañada?

 

Y acá Dalí saltando la cuerda.

El chismógrafo, antiguo facebook de papel en las escuelas

El chismógrafo, antiguo facebook de papel en las escuelas

El profesor de computación se encontraba sentado detrás de su escritorio, con los ojos pegados al libro Informática básica para principiantes. Leía en voz alta, mientras nosotros, con los ojos pegados al cuaderno, escribíamos mecánicamente lo que alcanzábamos a escuchar de aquel dictado, pues además de que su dicción no era la mejor, el calor del mediodía nos hacía sumergirnos en un profundo estupor.

 

De repente, sentí que alguien tocó mi hombro derecho, disimuladamente, por debajo de la banca, me pasaron un cuaderno de forma italiana. Por fuera era como todos los demás, lo verdaderamente interesante estaba en sus páginas. He ahí mi primer encuentro con un chismógrafo. Al leerlo, sentí que por primera vez conocí a mis compañeros de clase.

 

Tocaba mi turno, me esmeré por escribir lo más bonito que pude, elegí mis mejores bolígrafos, ¡ah! y por supuesto mis respuestas fueron muy bien pensadas. Sin darme cuenta, hice un profundo ejercicio de autoconocimiento, frente a mí tenía una herramienta con preguntas estratégicamente seleccionadas que me invitaban a echar un vistazo en mi interior.

Su estructura iniciaba con preguntas básicas de presentación ¿cómo te llamas?, fecha y hora en la que respondiste, ¿cuál es tu color preferido? o ¿cuál es el nombre de tu mejor amiga? para poco a poco llegar a preguntas más reveladoras como ¿qué es lo que más te gusta hacer? y ¿quién te gusta?, aquello que ahora llaman crush.

 

Más allá de la curiosidad o de nuestra intrínseca motivación chismosa, (la cual hemos heredado desde tiempos inmemoriales) lo verdaderamente trascendente y profundo subyace en la necesidad a la que respondía el chismógrafo.

 

Somos seres sociales y la escuela es un espacio o “debería ser” el lugar en el que aprendemos a convivir, a relacionarnos, a ser y estar con el otro, pues nos interesan los demás, descubrir qué nos hace iguales o diferentes, que tenemos en común. El otro habla de mí, es un espejo.

 

En las escuelas es poco el tiempo que se dedica al diálogo y a la socialización, el único espacio con el que se cuenta es de treinta minutos, los cuales se pasan volando, mientras comes tu lunch o te formas en la fila de la tiendita, por otro lado, si se trata de jugar, los niños se van con los niños y las niñas con las niñas. Luego entonces, al no contar con espacios para dialogar y conocernos, la socialización para hacer amigos queda limitada a esa brevísima media hora del recreo.

 

Por ello, siempre fue más interesante contestar un chismógrafo, que escribir como autómata palabras del pizarrón o transcribir resúmenes.

 

Estoy segura que después de que todos respondimos aquella libretita “clandestina” nos conocimos más y mejor. Pienso que eso modificó nuestras relaciones y que en cierta forma, ayudó a potenciar la camaradería en el grupo.

 

Sin duda, fue una herramienta útil para conocerme a mí y a ellos. Después del chismógrafo, nos miramos con ojos llenos de complicidad, como si compartiéramos un secreto a voces.

 

 

Un encuentro con el arte

Un encuentro con el arte

 

 

Ofreceré una sesión gratuita en la que a través del diálogo generado a partir de una obra de arte visual y literario podrás desarrollar habilidades cognitivas, comunicativas, afectivas y sociales.

 

Sábado 8 abril

16:30 a 18:30 hrs

Francisco Díaz Covarrubias 6 int 104 colonia San Rafael CDMX

Entrada libre

Confirma tu asistencia

contacto@estephaniegonzalez.com

Estephanie González Elizalde

Facilitadora en temas de Desarrollo Humano, Arte, Filosofía y Literatura

Conversan sobre la importancia de conocer a Juana Inés

Conversan sobre la importancia de conocer a Juana Inés

En una época en que la palabra “selfi” es elegida como la palabra del año, vale la pena dejar de mirarnos a nosotros mismos, mirar a otros, “salirnos de la selfi” para mirar hacia otra época, mirar por ejemplo al interior de una mujer tan importante como Sor Juana.

Pero para hablar de Sor Juana, primero debemos mirar a Juana Inés, al personaje que va más allá del verso Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón.

Hablar de Juana Inés es apelar a la mujer que puso sobre la mesa el derecho de las mujeres a:

  • La libertad
  • La palabra
  • La escritura
  • La lectura
  • La imaginación
  • El humor
  • Al placer de vivir
  • La pasión por conocer, por saber, por aprender.

Sor Juana rebelde, valiente, diferente, ingeniosa, simpática, traviesa, excepcional, un ser que rebasó a su época, que enfrentó los obstáculos que le impedían seguir su vocación.

Es por ello que la escritora y productora Patricia Arriaga, decide crear una miniserie en la que se muestre a la Juana Inés de carne y hueso.

Y es que en medio de la avalancha de series en las que se “humaniza” a capos del narcotráfico, Arriaga y su equipo apuestan por humanizar a una persona que vale la pena conocer, se rescata a un personaje que por siglos ha sido olvidado.

A decir de Arcelia Ramírez, “La ignorancia puede ser el motivo de todos los peligros, puede ser la razón por como está el mundo en este momento. Traer a Sor Juana a la conciencia a través de un medio tan poderoso como la televisión es enviar un mensaje de que esta mujer luchó por la educación, por la libertad de ejercer su vocación”

Enfatizó que la intención de esta serie era encontrar la faceta humana de Sor Juana para acercarla al público, atraparlo, conectarlo con la esencia del personaje, generar curiosidad, apetito, ganas de saber más de ella, de leer sus textos.

“Veámonos en el espejo de Sor Juana, ¿Quiénes somos frente a esta mujer tan fuerte y valiente? ¿Quién soy yo frente a ella? ¿Yo qué digo sobre esta mujer que luchó en ese momento?

Y aunque reconoció que sus textos son un poco complejos de comprender, motivó a la audiencia para leerlos.

“No te rindas al desafío de entender; si te duermes, despierta; apaga la tele, apaga la red social, acércate a su obra. Cuando termines sentirás un placer muy grande. Los textos de Sor Juana nos hablan de las cosas que nos pasan ahora, de nuestra vida íntima. Al leerla descubres que tiene las mismas dudas, vulnerabilidades, miedos, deseos, etc. Muchos no pasan del verso Hombres necios.. sin embargo, puede ser la puerta del laberinto, el umbral. Así que entra, ¡recórrelo!, exhortó.

Por su parte la rectora Carmen Beatriz López Portillo reconoció que a través de la educación, podemos cambiar nuestra forma de ser, abrir al otro la vía del conocimiento, provocar las consciencias.

Sor Juana puede ser un ejemplo para inspirarnos a construir un mundo un poquito mejor. “Hagamos que las niñas digan: yo quiero aprender, yo quiero conocer, yo quiero….”

Agradeció a los asistentes y señaló que la Universidad del Claustro de Sor Juana siempre será un espacio para la palabra, para diálogo, para el encuentro, para tender puentes.

La serie Juana Inés está disponible en Netflix

Caminante

Caminante

Salió de su casa justo antes de que se ocultará la luna y saliera el sol. Era una lluviosa mañana del 11 de julio del 2330, cuando tomó la decisión de emprender una aventura lejos del lugar que la vio crecer, buscando refugio en el silencio que acompaña la soledad. ¿Qué buscaba? ¿Qué deseaba? ¿Qué aspiraba? ¿Qué soñaba? ¿Sentía miedo?

Su caminar era lento, suave, pausado, firme, consciente.

Llena de ruido interno, trataba de dejar en cada paso aquello que le estorbaba, que no necesitaba, que le obstaculizaba, que le dolía…

Caminó sin descansar, y sólo entonces aquella sensación que le oprimía el pecho comenzó a diluirse. Una bocanada de aire fresco y bastó para que pudiera respirar.

De repente una anciana se apareció en su camino y  al verla,  le dijo:

“Lo único que necesitas para vivir es la luz del sol, agua, comida y un techo”

Un nudo en la garganta impidió que saliera la voz, en ese momento sólo pudo guardar aquellas palabras en su corazón.

Ha pasado el tiempo, y la memoria le trae al presente la sencillez del mensaje que recibió, ahora con su experiencia de vida, ha sumado a la lista el amor.

¿Eres mercadólogo? Cuida tu ortografía

¿Eres mercadólogo? Cuida tu ortografía

La función de un mercadólogo es idear campañas publicitarias, realizar estrategias para posicionar productos o servicios en el mercado, conocer al consumidor, identificar necesidades, vender, ofrecer experiencias, llegar al corazón…

Como vemos, su rol es muy importante e incluso determinante para lograr el éxito o fracaso de una empresa.

Luego entonces, la relevancia de tener una redacción impecable y una ortografía de diez, permitirá que los mensajes que construya sean claros, concisos y que estén escritos correctamente, pues nada hay más desagradable que leer un texto en el que falten acentos o encontrar palabras mal escritas. Por otro lado, la responsabilidad de los mercadólogos, en tanto agentes educativos es fundamental. Sí, leyó bien

¿A qué me refiero? Imagine el número de anuncios publicitarios que hay en las paradas de autobuses, o bien, la cantidad de publicidad que recibimos a través de correos electrónicos o en las redes sociales ¿A cuántas personas cree que llegan esos mensajes? ¿Y cuántas de esas personas son lectores en formación, es decir, niños pequeños o adolescentes que están en el proceso de enriquecer su vocabulario? Si llegan a leer palabras mal escritas, probablemente se queden con una idea incorrecta.

Piense por ejemplo, ¿Cuántos de nosotros crecimos leyendo las cajas de los cereales o bien, la publicidad que invade las principales avenidas de la ciudad? De ahí que el control de calidad en cuanto al contenido y a la forma en que se transmiten los mensajes deba ser riguroso.

Pues si bien, como dice Pablo Zulaica[1]

“Nadie va a morir de ortografía, ni de educación, pero la ortografía es el reflejo de la educación y la educación está detrás de todos los problemas. Escribir bien significa respeto al interlocutor, a quien le estás hablando, a quien le diriges tu mensaje. La ortografía no es la perfección, ni una falta ni dos ni ninguna, la ortografía es una actitud”

Si considera que requiere mejorar su ortografía y redacción, recuerde que nunca es tarde para comenzar.

[1] Periodista, publicista, corrector, viajero. www.pablozulaica.wordpress.com

Contemplar ES

Contemplar ES

Contemplar… “Observar con atención, interés y detenimiento una realidad, especialmente cuando es tranquila y placentera o cuando se hace con pasividad”

T. luego de un extenuante día de trabajo, llega a su casa, se sienta cómodamente en su sillón preferido y justo frente a ella enciende una vela. Se dispone a contemplar la tenue luz. Se relaja…

Di. construyó un jardín de paz en una esquina de la sala de su casa, está lleno de plantas de distintas tonalidades verdes. Di se sienta a contemplarlo cada vez que es necesario, cada vez que busca paz y tranquilidad.

Pausa

Pienso en lo que a mí me gusta contemplar. Categorizo objetos, situaciones, personas. Recuerdo. Identifico. Escribo. Enlisto. Jerarquizo. Contemplo la lista. Suspiro.