Browsed by
Categoría: Perfiles

El único dibujante del autismo

El único dibujante del autismo

Conocí a Miguel Gallardo el día que Alexander caminó solo por primera vez, unos cuantos pasos hacia su independencia y la mía. ¡La mía! ¿La mía?

En sus ojos vi una mezcla de adrenalina y gozo puro, la indescriptible satisfacción de haber conquistado la libertad de poder ir a cualquier lugar de la casa, sin necesidad de ir gateando o en brazos. Así que esto es lo que se siente, me dije mientras miraba boquiabierta a mi “bebé”. Momento glorioso, sentí que me hermané con todos los padres del planeta, con los míos, los de África, los de China, los de Japón, los de España, también con Miguel.

Aunque Miguel cuenta con una larga trayectoria en el mundo del cómic (más de 30 años), yo acabo de conocerlo y esto sí que fue una casualidad. Mientras en la década de los años 80, él se volvía famoso en España con su célebre personaje Makoki, yo estaba naciendo.

Supe que estaba de visita en México para presentar su libro María cumple 20 años, así que lo contacté para conversar. En nuestro encuentro descubrimos que tenemos muchas cosas en común. Nos gusta viajar, estar solos, los mapas, los libros, somos un poco despistados, desorientados, preferimos el silencio y el orden y lo más importante, somos papás, aunque su hija ya es toda una jovencita y mi hijo recién cumplió uno.

Quedamos de vernos frente a la Catedral, en el corazón de la Ciudad de México. Durante nuestro paseo vimos a una mujer disfrazada de Frida Kahlo (que a decir de Miguel, parecía más Diego que Frida) un grupo de Hare Krishnas danzando y cantando mantras en fila india con sombreros de marichi, también se cruzó a nuestro paso, la mismísima Catrina.

A Miguel le gusta viajar para luego hacer cuadernos de viaje, pero su viaje más importante fue el nacimiento de María. Su llegada al mundo le cambió la vida, coincido con él, tener un hijo te cambia la vida, y no es una frase cliché.

#MiguelGallardo

IMG_5964

Sobre Miguel y María

María tiene autismo. La diagnosticaron cuando tenía ocho años. En su libro María y yo (2007), Miguel recopila los momentos que comparte con ella durante unas  vacaciones  de verano en un resort de España.

A partir de contar su historia con María su trayectoria profesional dio un giro de 360º. Aunque Miguel dibuja para todos, en especial, dibuja para María. Para Miguel es importante comunicarse con su hija y lo hace a través del dibujo, a través de sus listas da significado y orden a su mundo.

Lo que más le gusta a Miguel de María es su sentido del humor, dice que es surrealista. Y describe a su hija como una mujer creativa, sonriente y a veces enojona. Él intenta mirarla sin la etiqueta del autismo, sólo como una persona común y corriente, que simplemente tiene dificultad para comunicarse.

“Con María tengo abrazos de oso y batallas de cosquillas. Lo más hermoso que me ha dicho es Tú y yo, son las palabras más bonitas de amor que más nunca nadie me ha dicho”confiesa.

A través de sus libros Miguel ha roto el paradigma de que los padres de niños con autismo deben sufrir. Sobre su libro comenta: “no es un libro para victimizarse, aunque claro que me preocupo por ella, sino no sería humano, sobre todo me preocupa su futuro y a veces me pregunto ¿Qué pasará con María cuando ya no esté yo o su mamá para comprenderla, quererla, abrazarla, amarla?

Sobre Miguel

Miguel no es un español cualquiera, oriundo del norte de España, pertenece a una sociedad discreta, sin embargo es el barcelonés más extrovertido, pues a partir de sus dibujos expone su intimidad, lo más profundo de su ser, es transparente.

En el 2008 el documental María y yo de Felix Fernandez de Castro, basado en el libro de Miguel, es finalista en los Goya y en los Gaudí. A partir de ese momento, Miguel es conocido por ser el papá de María. También comenzaron los viajes, “conozco a todos los papás de niños con transtorno del espectro autista, los de Polonia, Rusia, México, España, etc.

Su proyecto de vida se ha convertido en visibilizar a su hija “sentía que algún día tenía que explicar la historia de María. No me preocupan los premios, mi meta es ser el mejor en lo que hago. Mi trabajo está lleno de contenido. Mis dibujos sirven para algo, intento cambiar el mundo dentro del autismo. Soy el único dibujante del autismo” señala.

Lo que mucha gente no sabe es que en cada viaje, Miguel ofrenda un par de objetos a los dioses de las cosas perdidas, “para que sean buenos conmigo” dice. Aunque algunas veces su ángel de la guarda, San Miguel, le ayuda a recuperarlas. Viajero incansable, le fascina ir a los sitios y dibujar, en ocasiones algún espectador se suma y lo observa  mientras dibuja. El dibujo es universal.

Sus cómics son sencillos, directos, comunican con claridad, pues trata de usar un lenguaje que comprenda todo el mundo, eso lo hace menos cansado para los lectores nuevos. “Me gusta comunicar mis cosas. Dibujarme a mí como el personaje que pierde todo. En ese sentido, cada vez me cuesta más trabajo hacer dibujos por encargos, pues quiero hablar de mí y de quienes me rodean y también quiero que mi público sean todos. He aprendido que las historias las consigues comunicar, si emocionas al de enfrente y entre más salgan de ti mismo, mejor, porque hablas de algo que conoces. Con que algo pequeño del libro los toque, me doy por bien servido” afirma.

 

Sobre el humor y el autismo

“La pena es como una barrera, empatizas pero se convierte en una barrera. En cambio, el humor es una conexión directa. El humor no tiene límites, Deberíamos poder reírnos de todo. Comunicar desde el sufrimiento,  no va conmigo. En el autismo debes ser muy creativo, si no lo haces conseguirás que se den de topes en la cabeza. La discapacidad tiene a aislar a las familias, te bloquea la capacidad para crear, imaginar. Yo ya dejé atrás la vergüenza, cuento un montón de cosas de María, ella está aquí y debo hacer lo que tengo que hacer y hacerlo con imaginación”.

 

Su mapa

“Lo que me guía es mi deseo de ser feliz yo y los que rodean, pasando la vida aprendiendo de todo. Estoy a favor de la vida y he aprendido a confiar en ella. También confío en mi sabiduría y en mi sentido común, he aprendido a equivocarme, sino lo haces, no aprendes nunca”

Sobre sus propias listas

Miguel me cuenta que no tiene listas, al menos no de las cosas que le gustaría hacer en la vida, pues lo que ha querido hacer, simplemente lo hace.

***

Me muero de curiosidad por saber si en las listas de María está el nombre de Alexander. No está, pero Miguel ha quedado de mostrarle una foto de Alexander a María para que lo dibuje. Así hemos quedado.