“El arte como herramienta de mediación ante el conflicto”

Entrevista realizada para el programa Jóvenes en TV para bachillerato perteneciente a la Secretaría de Educación Pública.

PAMELA: Estephanie González es licenciada en Literatura y Ciencias del lenguaje por la Universidad del Claustro de Sor Juana y tiene una amplia experiencia en el desarrollo humano a través del arte.

1.      ¿En tu experiencia, ¿qué papel juega el arte en la vida humana?

Es fundamental, el arte nos ha acompañado desde tiempos inmemoriales, vivir una experiencia estética frente a una obra de arte o bien, crear arte genera bienestar en las personas. Es una vía para que el ser humano exprese su creatividad, sus emociones, su historia, lo que en ese momento le ocupa, le preocupa, le interesa, le conmueve, le importa.

2.      ¿Qué papel juega el arte como herramienta de mediación pedagógica?

Es una posibilidad para abrir las puertas del aprendizaje, es un camino en el que indudablemente se pueden crear conocimientos significativos para cualquier asignatura de cualquier grado académico y distintos contextos. Básicamente tomando el arte como estímulo se pueden generar aprendizajes para la vida (dependiendo la experiencia de mediación y su intención)

3.      ¿Cómo es que la práctica o el desarrollo de una disciplina artística nos pone en contacto con nuestras emociones?

Porque el arte es un reflejo del ser humano. En la obra de arte hay sentimientos, hay vivencias, hay objetos que detonan alegría, rabia, tristeza, melancolía e incluso miedo. Nosotros como espectadores nos vemos en la obra de arte. 

Y para esto me gustaría más que describir, invitarlos a realizar una práctica.

A ti joven que miras este programa, te invito a que observes detenidamente y por unos minutos una imagen.

Posteriormente pregúntate ¿qué ves ahí? ¿qué está pasando? ¿qué sientes frente a esa obra? ¿qué te inspira? ¿qué recuerdos trae a tu mente? ¿qué te gusta de la obra? ¿hay algo que no te guste?

Para aprender a mirar hay que empezar a mirar, inicia.

4.      ¿Cómo el arte — que a veces es un goce personal — puede ayudar a la resolución de conflictos?

Puede ser un estímulo, una herramienta que acompañe la metodología de resolución de conflictos, el arte per se no tiene una funcionalidad didáctica o bien, encaminada a resolver conflictos. Sin embargo, sí que es un estímulo fabuloso para detonar diálogos enfocados a encontrar soluciones, alternativas, posibilidades, lograr acuerdos, ampliar nuestra visión.

5.      El arte es un diálogo entre el artista y su audiencia; ¿qué otros diálogos genera el arte? Entre comunidades, entre países, entre grupos de personas.

Es fabuloso reunir a un grupo de personas y conocer la diversidad de opiniones y perspectivas frente a una misma obra de arte.

Aunque para mí el principal diálogo es entre la obra y el espectador, para mí el arte es un poderoso vehículo para el autoconocimiento, para saber qué me importa, qué siento, qué pienso sobre algún tema. En ese sentido la curiosidad por uno mismo y por lo que te rodea es la llave para acceder a cualquier disciplina artística.

Yo recuerdo que cuando era adolescente me preguntaba por qué obras como el Quijote de la Mancha, a pesar de haber sido escrita hace mucho tiempo, seguía existiendo, se seguía imprimiendo, por qué mucha gente había leído esa obra. Entonces recuerdo que sentía una profunda curiosidad por conocer el contenido de esas páginas, ¿qué había ahí? ¿de qué se trataba? ¿qué mensaje estaba comunicando?

Entonces me di cuenta que no es un solo mensaje el que comunican las obras de arte y que no somos los mismos frente a la obra, somos distintos frente a ella, dependiendo en qué momento de nuestra vida nos encontremos.

“Nadie se baña dos veces en el mismo río”

Heráclito

6.- ¿Crees que es posible fomentar una cultura de paz y diálogo a través del arte?

Por supuesto, donde hay arte hay creatividad, donde hay creatividad hay bienestar y donde hay bienestar hay paz.

MATÍAS: Continuamos nuestra entrevista con Estephanie cuyo trabajo en lugares como el Instituto DIA le ha permitido entender el arte desde un lugar distinto: la mediación pedagógica.

7.-     ¿Qué herramientas del diálogo y de la apreciación estética se necesitan para lograr un proceso de mediación?

Quiero enfocarme en aspectos básicos que se requieren para llevar a cabo un diálogo y en aspectos básicos de conflictología.

Tres cosas básicas para llevar a cabo un diálogo:

1.- Saber escuchar y la escucha debe ser en presencia plena, una escucha activa, consciente.

2.- Esperar nuestro turno para hablar, damos por sentado u obviamos en muchas ocasiones que es importante esperar nuestro turno para hablar. Y no sólo esperar pasivamente, sino detener nuestra voz interna, ese diálogo interior que no para y que no nos permite escuchar lo que el otro está diciendo. En conclusión, esperar nuestro turno y poner en pausa nuestros pensamientos.

3.- Por último, en cualquier conversación ya sea de conflicto o no. Hablemos en primera persona: Yo siento, yo pienso, yo creo. A mí me gustaría… etc.

Y en relación a tres principios básicos en la conflictología, me gustaría compartir los siguientes:

  1. Voluntariedad. Para llegar a la resolución de un conflicto lo primero que tenemos que tomar en cuenta es que se requiere de la voluntad de las partes involucradas. Sin ese prerrequisito, no se puede comenzar la mediación.
  2. Flexibilidad. La flexibilidad está presente no sólo en la búsqueda de soluciones sino en cómo se lleva acabo el proceso.
  3. Ganar-ganar. Si una de las partes gana y otra pierde, entonces no podemos decir que hubo un proceso de mediación alternativa para la resolución de conflictos.
  4. Poder de decisión en las partes involucradas y no en un tercero. Sé que dije que diría tres, pero quiero enfatizar en uno último. Las personas tienen el poder de encontrar una solución para su conflicto, es decir, no un juez o un tercero, sino los propios involucrados, (con un proceso de mediación adecuado) pueden encontrar alternativas para culminar su conflicto.

8.-      ¿Es posible fomentar una cultura de paz y diálogo a través del arte?

Claro, a través de proyectos integrales, no verticales, sino horizontales, en donde se conozca a la audiencia, se escuche, se sepa qué necesita, reconociendo a las comunidades como expertos en su propia vida, realizando intervenciones y prácticas basadas en el respeto, desde el sentido de comunidad, con un seguimiento puntual y que se busque la permanencia a través del tiempo, para que el impacto trascienda no sólo lo que dure determinada gestión.

3.      Somos de los países con más museos en el mundo, pero ¿dirías que falta educación artística y estética en México? ¿Por qué?

Lo que yo siento que falta es mediadores apasionados por el arte y la educación.

Y con mediadores me refiero no a los profesores, sino a los propios padres de familia que a sus hijos desde niños pueden facilitar que crezcan en un ambiente rodeado de arte, música,literatura, escultura, arquitectura,cine, ¡danza! En fin, todas las disciplinas artísticas.

Introducir el arte en  la primer infancia, es decir de los 0 a los 6 años es básico para sentar las bases del gusto por el arte.

“Hay que sembrar en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan; los años se encargarán de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas florecer en su corazón”

María Montessori

Entonces yo creo firmemente en los primeros años de vida como un portal de conexión para acercar a los niños a cosas bellas, profundas, estéticas. Es la mente absorbente la que trabaja al cien por ciento en esa etapa de la vida, esa edad es una edad de oro, la primera ventana al mundo.

Tengo alumnas y alumnos de año y medio, tres, cuatro, cinco y hasta seis, son felices observando obras de arte porque la forma en que los he acercado a él es amorosa, respetuosa y en todo momento, haciendo que tomen consciencia de sus descubrimientos y aprendizajes. Disfrutan cada momento y trascienden lo que observan a la vida cotidiana.

9.-      Al compartir el arte que apreciamos y creamos ¿qué cambia en nosotras y nosotros?

Nos da libertad, plenitud, un sentido de autoestima, gozo, empoderamiento. Esta misma pregunta se la formulé a Victoria, una de mis alumnas de seis años, ella me dijo: Me siento muy bien de saber qué tengo mi propia voz, mi propio estilo. También me gusta inspirarme en diferentes artistas.

10.      Con la tecnología ha cambiado la convivencia, la forma en que apreciamos el arte; ¿cómo consideras que ha cambiado nuestro acercamiento al arte con la ubicuidad de las pantallas?

Depende cómo usemos la tecnología, para mí ha sido una maravillosa herramienta que me ha permitido apreciar obras de arte del Museo del Prado, de museos de cualquier parte del mundo.

Yo invito a los jóvenes a que busquen inspiración en las obras de arte, que visiten museos, que escuchen óperas, que observen teatro.

A los jóvenes que nos escuchan les digo, de ustedes depende el uso que le den a la tecnología, los invito a que sea una herramienta para nutrirlos, para crecer, para crear, para compartir, para generar bienestar.

Recuerden que para aprender a mirar hay que comenzar a mirar y esta es una magnífica oportunidad para empezar.

Y por supuesto, si alguien quiere ponerse en contacto conmigo, estaré encantada en poder contribuir en su inicio por el apasionante camino del arte.

¡Gracias por la entrevista!

Estephanie González E.