Browsed by
Etiqueta: bienestar

Homo ConCors

Homo ConCors

De acuerdo conSilvana Montanaro, el ser humano se compone de al menos seis partes, cada una de ellas con sus propias necesidades básicas, y, cuando se desarrollan bien, pueden manifestar toda la riqueza del potencial humano.

Una de ellas es el Homo concors con=juntos; cor = corazón. Este es el ser humano que desea eliminar las barreras entre los humanos, pues reconoce que tenemos la misma naturaleza y las mismas necesidades básicas. También reconoce que cada persona aporta algo especial a la humanidad, y por lo tanto, todos podemos enriquecernos al participar y compartir la vida en paz y amistad.

“Esto incluye la necesidad de una humanidad unida basada en la toma de consciencia de que somos una sola forma de vida, un solo planeta, y que todos somos igualmente responsables del cuidado y progreso del ambiente humano”

El deseo global de unidad entró en la agenda social de una manera concreta inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial cuando se decidió crear las Naciones Unidas.

Aún no hemos alcanzado completamente esta meta, pero, en todas partes las personas que han llegado a este nivel de desarrollo están haciendo grandes esfuerzos. En ese sentido, podemos abrigar verdaderas esperanzas de un presente y futuro mejor para nuestros hijos.

Silvana Montanaro, en Un ser humano.

El libro que comparto a continuación podemos usarlo como vehículo de mediación para compartir que cada momento es una oportunidad para contribuir a la paz. Descárgalo en el siguiente link:

Have you filled a bucket today?
Saborear el aprendizaje

Saborear el aprendizaje

Aprender a aprender es una habilidad que podemos fortalecer si comenzamos a preguntarnos cuatro sencillas preguntas:

  1. ¿Qué aprendí?
  2. ¿Qué tuve que hacer para lograr aprender esto que aprendí?
  3. ¿Para qué me sirvió?
  4. ¿Cómo lo puedo aplicar en las distintas áreas de mi vida?
  5. ¿Cómo me sentí durante el proceso?
  6. ¿Cómo puedo transmitir esto que aprendí?

En la medida en que realmente nos cuestionemos, con el objetivo de verbalizar paso por paso, qué hicimos para realizar cualquier proceso o acción, lograremos integrar a nuestro ser, prácticas y hábitos que nos facilitarán ser más conscientes del cómo y los para qué.

Y cuando ya lo hayamos adquirido como una práctica personal, entonces también podremos ayudar a otros a aprender a aprender.

Cuéntame, ¿te has puesto a pensar cómo te sientes cuando ayudas a alguien a aprender a aprender? ¿qué te emociona aprender? No olvides que:

“Sólo se aprende lo que emociona, sólo se enseña lo que seduce” Juanjo Vergara.

Y si de despertar el deseo por aprender se trata, observa a los niños, ellos son unos maravillosos maestros para contagiarnos la motivación interna de descubrirnos a nosotros mismos y el mundo que nos rodea.

Creando bienestar

Creando bienestar

Esta imagen fue tomada al concluir un taller que ofrecí para el Instituto DIA

Sólo puedo decir que me siento muy feliz de tener la fortuna de amar lo que hago, de nutrir mi espíritu cada vez que “trabajo”.

Uno de los tantos aprendizajes de ese día, fue la sorpresa que me llevé al percibir que a pesar de las horas de espera para poder dar el taller, no estaba cansada en lo absoluto, me di cuenta que, como decía María Montessori:

“No es el trabajo lo que cansa, sino la falta de espíritu en él”

Deseo que más personas redescubran el sentimiento de lo que significa el trabajo y que este, se acerque cada vez más al espíritu, ya que:

“Es el trabajo exigido por la fuerza lo que cansa, pero si uno puede asimilar el trabajo espiritualmente; es decir, el trabajo que de alguna manera satisface el espíritu, entonces se convierte en un juego y uno se siente fuerte, feliz y más descansado” María Montessori.

Y si aunado a ello, tomamos la decisión consciente de tomar cada momento como una oportunidad para generar bienestar en nosotros mismos y en los demás, seguro el impacto de nuestra huella en este mundo trascenderá para bien. Al respecto, siento esperanza al pensar que…

Escríbeme, ¿Cómo te sientes con tu “trabajo”? ¿sabes qué hacer para procurarte bienestar? ¿contribuyes al bienestar de los demás? ¡Cuéntame!

Organizaciones conscientes

Organizaciones conscientes

Integrar sencillas prácticas en el día a día en los equipos de trabajo, puede llevarnos a crear hábitos que beneficien el bienestar de las personas en las organizaciones.

Cierra de una manera diferente la jornada laboral, te invito a llevar a cabo este ejercicio con los colaboradores de tu institución.

1.- Solicita a tu equipo de trabajo que apaguen sus computadoras 25 minutos antes de su hora de salida.

2.- Convócalos a una sesión en la que realizaran unos breves ejercicios de respiración con la intención de relajarse y centrar su atención en el momento presente.

3.- Invítalos a que formen un círculo para establecer contacto visual y poder percibir al otro.

4.- Puedes iniciar el diálogo con una pregunta sencilla ¿Qué tal estuvo tu día? No se vale contestar sólo bien, el objetivo es compartirse y expresar lo más relevante que nos haya sucedido a lo largo de la jornada. Más adelante puedes probar preguntas más puntuales y específicas, por ejemplo:

  • Nombra algún logro que hayas vivido
  • ¿Viviste algún momento difícil hoy?
  • ¿Cómo te sientes?
  • ¿Cuál fue tu aprendizaje más importante?
  • ¿Te gustaría agradecer a algún miembro del equipo en particular?
  • Comparte tu momento más feliz del día

¿Te gustaría saber el final de la historia?

Equipos colaborativos más plenos, felices, atentos a sus emociones y procurando el bienestar de sí mismos, del otro y de sus organizaciones.

Crea puentes, escribe una nueva historia, muestra interés en las personas, y promueve espacios para que entre ellos puedan expresarse, en armonía y respeto, y una vez iniciado el camino, sigue adelante, no dejes de implementar, pasa la luz.

Y cuéntame ¿qué variables harías a esta propuesta? ¿cómo puedes enriquecer la dinámica? Me interesa escucharte.

Dopamina natural

Dopamina natural

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando recordamos momentos agradables? 

Cuando traemos a nuestra mente instantes en los que vivimos algún sentimiento vinculado a una sensación de bienestar, automáticamente, nuestro cerebro manda una señal que incrementa el nivel de dopamina en nuestro cuerpo.

La dopamina es un neurotransmisor cerebral que se relaciona con las funciones motrices, las emociones y los sentimientos de placer.

El efecto que tiene en nuestra vida es que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo, nos da energía, motivación y reduce la ansiedad.

A partir de este conocimiento, podemos construir un nuevo hábito: darnos tiempo para recordar momentos agradables.

Si realizamos esta acción de manera consiente, puede convertirse en una herramienta muy útil en momentos en los que necesitamos reducir nuestros niveles de estrés, de autoexigencia, ansiedad, o bien,  pasar de un estado de malestar o un estado de bienestar.

Aquí algunos tips para llevarla acabo.

  • Elige de manera consciente fotos que te recuerden momentos agradables. Ya sea que crees una carpeta y la tengas a la mano en tu computadora o en tu celular, o bien, imprime aquellas fotos que para ti, son especiales y significativas.
  • Crea una bitácora de recuerdos memorables. Escribe aquello que te hizo sentir bien, al mismo tiempo, será una excelente herramienta para conocerte.
  • Comparte tus recuerdos. Con tu familia o amigos, conversa con alguien sobre aquello que en algún momento te hizo feliz.
  • Observa las fotos en compañía. Un antiguo proverbio sueco dice que “Una alegría compartida se transforma en doble alegría” recuerda que las emociones y los estados de ánimo se contagian, no pierdas la oportunidad de hacer participe a alguien más de tus memorias.

¿Recordar es vivir? Pues por qué no comenzar a elegir aquello que queremos recordar. Nuestro cuerpo, corazón y cerebro nos lo agradecerán.