Browsed by
Etiqueta: vida

Primero ordena y limpia tu habitación, luego cambia al mundo.

Primero ordena y limpia tu habitación, luego cambia al mundo.

¿Qué tipo de orientación se puede esperar de alguien que ni siquiera puede planificar centralmente su propio armario? En una aparición ahora famosa en el podcast de Joe Rogan, el psicólogo Jordan B. Peterson señaló lo extraño que es que muchos jóvenes comprometidos políticamente estén preocupados por reorganizar la sociedad y el sistema económico cuando ni siquiera pueden organizar sus propios dormitorios. Él dijo:

Jóvenes de 18 años, no estén arreglando la economía, no saben nada de la economía. Es una máquina compleja masiva que va más allá de la comprensión de cualquiera. Entonces, ¿pueden incluso limpiar su propia habitación? No. Bueno, piensen en eso. Deben pensar en eso, porque si ni siquiera pueden limpiar su propia habitación, ¿quién diablos son para dar consejos al mundo?

De hecho, como lo demostraron los filósofos económicos Ludwig von Mises, FA Hayek y Leonard Read, una economía de mercado es tan desconcertantemente compleja que incluso un planificador central omnisciente y perfectamente virtuoso (presumiblemente con una oficina inmaculada) no podría esperar planearlo de manera central. Entonces, ¿qué tipo de orientación se puede esperar de alguien que ni siquiera puede planificar centralmente su propio armario?

Y, sin embargo, muchos jóvenes son ardientes en cuanto a «cambiar el mundo» y son profundamente negligentes con su pequeño rincón del mundo, su habitación. Este acercamiento a la vida es una receta para la angustia y la depresión.

Cambiar cosas que no puedes cambiar conduce a sentimientos de frustración e impotencia. Y descuidar las cosas que puedes cambiar lleva al estancamiento y la crisis.

La prescripción del Dr. Peterson para este trastorno de la vida es la siguiente:

Mi sensación es que si quieres cambiar el mundo, comienzas desde ti mismo y trabajas hacia afuera, porque desarrollas tu competencia de esa manera.

Esto hace eco a la sabiduría de Confucio, quien dijo:

Para poner el mundo en orden, primero debemos poner a la nación en orden; para poner a la nación en orden, primero debemos poner a la familia en orden; poner en orden a la familia; Primero debemos cultivar nuestra vida personal; Primero debemos enderezar nuestros corazones.

Peterson continúa:

El mundo se presenta como una serie de rompecabezas, algunos de los cuales eres capaz de resolver y otros que no. Tienes muchos rompecabezas por delante que puedes resolver, pero decides no hacerlo. Esas son las cosas que pesan sobre tu conciencia (…)
Porque la pregunta es, ¿cuánto estamos contribuyendo al hecho de que la vida es una catástrofe existencial y una tragedia? ¿Cuánto está contribuyendo nuestra propia corrupción a eso? Esa es una pregunta que realmente vale la pena.
Las cosas que dejas sin hacer. Porque estás enojado, estás resentido, o eres perezoso. Tienes inercia. Bien, consulta a tu conciencia y dice: ‘Bueno, ya sabes, ese lugar allí podría necesitar un poco de trabajo’. Es lo mismo que trabajar en ti mismo. Y así limpia eso, porque puedes. Y entonces las cosas son un poco más claras a tu alrededor. Y estás un poco mejor, porque has practicado un poco. Y entonces eres un poco más fuerte. Y entonces algo más se manifiesta y dice: ‘Bueno, quizás también puedas intentar reparar esto o aquello.’ Así que decides hacer eso y eso se vuelve un poco más prístino. Y así…»

y luego quizás aprendas lo suficiente haciendo eso para que puedas arreglar un poco a tu familia, y luego de haber hecho eso, tendrás suficiente carácter para que cuando trates de operar en el mundo, en tu trabajo , o tal vez en las esferas sociales más amplias, que serás una fuerza para el bien en lugar del daño …

El mandato de Peterson para que las personas «limpien sus habitaciones» ha golpeado un nervio con los jóvenes y se ha vuelto viral. Un sinnúmero de oyentes de Peterson han informado de cómo han cambiado sus vidas y cómo empezó todo con la limpieza de sus habitaciones.

Esto es genial para la «economía» y «el mundo» también, porque la mejora de esos agregados consiste en la mejora de las vidas individuales y las carreras que los conforman. Y tal mejora individual solo puede ocurrir verdaderamente a través de la responsabilidad individual y la acción.

El consejo de Peterson es comenzar con poco: comience con su propia vida y su propio dominio de competencia. También aconseja comenzar poco a poco en el sentido de comenzar con tareas relativamente fáciles. La limpieza de una esquina de su habitación puede ser uno de los elementos más fáciles de su lista de tareas pendientes. Pero el hecho de que sea fácil lo convierte en un excelente lugar para comenzar, ya que realmente puedes lograrlo incluso si tu fuerza de voluntad no es particularmente alta.

Una vez que lo haces, la pequeña sensación de logro se alimenta de tu autoeficacia y te da suficiente fuerza de voluntad para hacer algo un poco más difícil: tal vez pagar una factura. Lograr eso fortalece aún más tu autoeficacia, permitiéndote hacer una hazaña aún mayor, y así sucesivamente. Si te mantienes en ello, eventualmente puedes aumentar y lograr cosas realmente impresionantes en tu vida y carrera. Esto es lo que yo llamo «ventaja mecánica espiritual».

Información de Dan Sanchez

Encontrar los caminos

Encontrar los caminos

Nancy Matthews Elliott

Una fe inquebrantable en el potencial del niño, un profundo amor por contribuir a su desarrollo, una auténtica vocación de servir a la vida. Nancy Matthews no conocía el alcance de sus palabras, de su apasionada creatividad por encontrar la forma de ayudar a su plan cósmico y al de su hijo. Sin duda, un auténtico ejemplo de lo que una madre es capaz de hacer con bondad, inteligencia, voluntad e interés.

Por que cuando uno tiene un porque,

encuentra los comos.

¿Qué historia quieres contar sobre tú y tu mamá?

¿Qué podrían decir tus hijos sobre la historia que estás construyendo con ellos?

Los ciclos de la vida

Los ciclos de la vida

Cuando era niña asistía a fiestas infantiles en las que jugaba a las cebollitas, a pegarle la cola al burro, a carreras de costales, a sostener con una cuchara un huevo y caminar sin que se nos cayera, a las atrapadas, a doña blanca, a las estatuas de marfil, a los quemados, a la botella, las escondidas o a la lotería. El juego era parte fundamental de la celebración. El juego nos invitaba a realmente convivir y fortalecer los vínculos afectivos no sólo entre los niños, también entre papás e hijos.

Todos estos juegos nos permitían a través de los cantos, las rondas, el movimiento corporal, el equilibrio o la fascinante incertidumbre de encontrar el mejor escondite, a cultivar nuestra creatividad a estar en el presente, a simplemente estar…

Luego del juego, dábamos paso a uno de los rituales más esperados por todos: Las Mañanitas. Ese momento es muy especial para el festejado, las luces del lugar se apagan en señal de que cantaremos en su honor: ¡Venimos todos con gusto y placer a felicitarte!

En medio de la oscuridad, nuestra atención se centra en la luz de las velas, observamos que cierra los ojos para pedir un deseo y permanecemos en silencio, uniendo nuestra energía a su intención, conservando la magia de la atmósfera que hemos creado.

***

Hacer un alto para celebrar el inicio de un nuevo ciclo, nos recuerda la circularidad del tiempo. Reconectémonos con esa antigua forma de festejar, en la que compartir, jugar, cantar, conversar, mirarnos y abrazarnos nos ayuda a preservar las dinámicas relacionales que nos hicieron humanos.

Otorguemos un valor especial a la importancia de celebrar el inicio y cierre de ciclos, recordemos que es una excelente oportunidad para estar juntos y recordarnos.

¿Con quién eliges compartir ese momento?

Dopamina natural

Dopamina natural

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando recordamos momentos agradables? 

Cuando traemos a nuestra mente instantes en los que vivimos algún sentimiento vinculado a una sensación de bienestar, automáticamente, nuestro cerebro manda una señal que incrementa el nivel de dopamina en nuestro cuerpo.

La dopamina es un neurotransmisor cerebral que se relaciona con las funciones motrices, las emociones y los sentimientos de placer.

El efecto que tiene en nuestra vida es que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo, nos da energía, motivación y reduce la ansiedad.

A partir de este conocimiento, podemos construir un nuevo hábito: darnos tiempo para recordar momentos agradables.

Si realizamos esta acción de manera consiente, puede convertirse en una herramienta muy útil en momentos en los que necesitamos reducir nuestros niveles de estrés, de autoexigencia, ansiedad, o bien,  pasar de un estado de malestar o un estado de bienestar.

Aquí algunos tips para llevarla acabo.

  • Elige de manera consciente fotos que te recuerden momentos agradables. Ya sea que crees una carpeta y la tengas a la mano en tu computadora o en tu celular, o bien, imprime aquellas fotos que para ti, son especiales y significativas.
  • Crea una bitácora de recuerdos memorables. Escribe aquello que te hizo sentir bien, al mismo tiempo, será una excelente herramienta para conocerte.
  • Comparte tus recuerdos. Con tu familia o amigos, conversa con alguien sobre aquello que en algún momento te hizo feliz.
  • Observa las fotos en compañía. Un antiguo proverbio sueco dice que “Una alegría compartida se transforma en doble alegría” recuerda que las emociones y los estados de ánimo se contagian, no pierdas la oportunidad de hacer participe a alguien más de tus memorias.

¿Recordar es vivir? Pues por qué no comenzar a elegir aquello que queremos recordar. Nuestro cuerpo, corazón y cerebro nos lo agradecerán.

¿Qué pasa si uno se deja impactar por lo que sucede?

¿Qué pasa si uno se deja impactar por lo que sucede?

¿Qué pasa si uno se deja impactar por lo que sucede?  Surge una sacudida al cuestionamiento del yo.

Todo está hecho para que la realidad se eclipse, saturados de emociones y vacíos de experiencias. Si uno no se pregunta por qué entonces no lo has vivido.

Tenemos miedo a las preguntas, pero más a las respuestas…

Lo que se vive es estéril. No incrementa nuestro yo. ¿Tener un trabajo que nos obligue a preguntarnos, por qué trabajamos? ¿Qué busco yo con estudiar? ¿Qué busco yo con trabajar? ¿Qué busco con ser…?

Aceptar el golpe del por qué.

Te levantas por la mañana y tu responsabilidad es ser hombre. Estar frente a la realidad es estar frente a nuestros límites. Terremotos-carencias- fracasos-éxitos-ilusiones-esperanzas-miedos-incertidumbres.

¿Cuál es el sentido último de nuestros límites, de nuestras fragilidades?

Necesitamos límites. Buscamos satisfacción total. Encuentro con lo imposible.

La paradoja: buscamos algo en esta realidad, pero a la vez que no pertenezca a este mundo. Lo humano y lo divino.

Y al final todos nuestros deseos nos llevan al deseo del encuentro con un ser supremo…

Lo que se vive es estéril, hay dar significado, hay que dar sentido, hay que dar el toque divino.

Preguntar para vivir, preguntar para ser.

Encontrarnos para comprender, encontrarnos para pensar, encontrarnos para sentir, encontrarnos para existir a través de la palabra.